San Francisco de Asis

San Francisco de Asís fue un verdadero apóstol de Jesús. Su personalidad transparente, su mirada de niño, pura y verdadera, hacia los otros y hacia la naturaleza; su amor por los pobres, en especial por los más despreciados y temidos, los leprosos; su preferencia por vivir bajo un techo precario, vestido como un mendigo y compartir todo con sus hermanos, a los que amó sin distingos, hicieron de él y de los que lo seguían una comunidad como la que formaron los apóstoles y los primeros cristianos en la naciente iglesia.

Las amuralladas ciudades feudales solían guerrear entre sí, en el caso de Asís su enemiga era Perugia, en  Italia Francisco se alistó en un pequeño ejército que fue vencido; encerraron a los derrotados en las estrechas mazmorras de la ciudad. Entre ellos, había uno al que nadie hablaba, porque los había traicionado. Demostrando una vez más su amor por todos, Francisco se dirigió a él con igual compañerismo, tratando de levantar el ánimo de los caídos, sin hacer diferencias. Era algo innato en él una alegre cortesía, un sentido profundo de hermandad que más tarde atraería a multitudes.

Francisco__de_Asis_por_Alicia_Morel

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *