Padre Jorge Zegerz Ariztia

Día de héroes.

La primera legión quien podría olvidarla.

Entre miles y miles fue escogida .

Él, fue de esa primera generación fundadora, de sacerdotes chilenos. Caballero de María.

El sexto hijo de siete hermano. Muy unido a su hermana Laura y Cristián, al igual que a toda su familia.

Profundo testimonio del bautismo, como un sacerdote respetuoso, valiente y trabajador.

Estudió en colegio San Ignacio Alonso Ovalle Santiago de Chile. Luego tres años de ingeniería en la universidad de Chile.

Jugado por las personas. Acogedor, humilde prudente, sencillo, alegre, piadoso y misericordioso. Amistoso, con muchos amigos.

A todos trataba con respeto y delicadeza. Don del trato.

Algo importante para él llevar las almas al santuario y ser transparente de Cristo Buen Pastor.

Entro a la juventud de Schoenstatt siendo jefe de campamento el año 1958 perteneciendo al grupo “Portador de Victoria de la Madre res veces Admirable de Shoenstatt”.

Del curso de sacerdotes Ventus Pasteres. Atado a Cristo. Entre ellos el Padre Lucho Ramírez Padre Hernán Alessandri Pedro Guzman Jaime Ochagavia Jorge Avila y otros.

Le encantaban los autos, la mecánica y el buen manejo.

El seminario sacerdotal lo hizo, como se usaba en la época, en Friburgo Suiza. Disfrutó muchísimo este tiempo. Se sentía muy a gusto con la cultura europea y en Europa. Se ordenó el año 1967 en Münster.

Seguidor, cercano y fiel al Padre Jose Kentenich.

“Estuvo hace muchos años en Temuco..quizas sus primeros años de sacerdote …yo escuchaba a mi madre hablar de él..que lo acompañaba a su grupo de oración.” dice un comentario en facebook.

Respetando la libertad personal, llevaba a cumplir la voluntad de Dios.

Aportó al VII encuentro de madrugadores de Chile.

Asesor en España, en un ambiente de tradiciones y estricta religiosidad ancestral, fundó la familia de Schoenstatt, con su propuesta de la fe practica en la divina providencia. Federativa, y cercana a la vida. Anclada en Cristo a la alianza con María, vinculado al padre fundador y al santuario. La federación de familias, los madrugadores en Madrid y Barcelona entre otros .

Generoso con su vida. Sin preguntas ni quejas La primera legión. Así fue el en su vida con sus enfermedades.

Curioso y estudioso hasta el final de su vida , conversando con filósofos, para vivir de acuerdo a los tiempos.

Desde Europa llega a trabajar a la escuela agrícola de Doñihue para servir y trasmitir el evangelio.

En Chile se paseo por diferentes ciudades de la zona central . Teniendo una fecundidad ilimitada, al igual que todos los lugares que piso.

Porque con su vida repartió paz amor y alegría. Dejo huella en todos los corazones que conoció. Derramó su alma . Gastó su vida. Un hombre de Dios de Cristo. Con fortaleza audaz y callada.

Sus cincuenta años de sacerdocio lo celebró visitando al Papa Francisco.

Tenía problemas a la piel Igual que yo. Me da mucha pena, no poder en Campanario, seguir confesándome con él. También mi marido Lorenzo Cintolesi .Tan !!!Padre Schoenstattiano.

Murió de 85 años, el gran año 2020, en día terrenal de héroes chilenos, el 21 de Mayo.Celestial de asunción del Señor.Héroe del sencillo amor.

Carla Ortiz de Cintolesi

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *