Juan Pablo II comenta Humanae Vitae 1984

– 31/10/1984 -La continencia, como capacidad de dirigir la “excitación” y la “emoción” en la esfera del influjo recíproco de la masculinidad y feminidad, tiene la función esencial de mantener el equilibrio entre la comunión con la que los esposos desean expresar recíprocamente sólo su unión íntima y aquella con la que (al menos implícitamente) acogen la paternidad responsable. De hecho, la “excitación” y la “emoción” pueden prejuzgar, por parte del sujeto, la orientación y el carácter del recíproco “lenguaje del cuerpo

La virtud de la continencia a la luz de la Humanae vitae

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.