Introducción Persona con Dios

Una anécdota de santa Bakhita, la gran santa africana, que era esclava en Sudán y luego en Italia encontró la fe y se hizo religiosa. Cuando ya era anciana, el obispo visitaba su monasterio, su casa religiosa, y no la conocía. Al ver a esta pequeña religiosa africana, ya encorvada, le dijo: “Pero, ¿qué hace usted, hermana?”. Bakhita le respondió: “Yo hago lo mismo que usted excelencia”. El obispo admirado preguntó: “¿Qué cosa?”. Y Bakhita le contestó: “Excelencia, los dos hacemos lo mismo, hacemos la voluntad de Dios”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *