Testimonio De Pedro y Cecilia

 

 

nos preparamos hace 20 años con el mismo curso y fuimos invitados a conocer el Método de Diagnostico de Fertilidad Billings (MDFB).

El principal motivo para  aprender el método fue el anhelo de seguir la voluntad de Dios e invitarlo a participar de nuestro matrimonio “con todo”, no quisimos dejarlo fuera de nuestra pieza.

Así también, el haber aprendido y puesto práctica MDFB durante toda nuestra vida matrimonial nos ha sido de gran ayuda para dar  nuestro testimonio a los novios e invitarlos con “conocimiento de causa”.

Hemos preparado cerca de 160 novios, tanto  en Santiago como en Concepción acompañando varios novios a descubrir la grandeza de la fertilidad y  ser cocreadores en el plan de Dios.

Muchos novios al llegar al curso nos manifiestan entre otras razones; que ellos desean tener libertad de tener relaciones sexuales “espontáneas” y sin restricciones y no están dispuestos a abstenerse.

Buscan un camino fácil que lo identifican con anticonceptivos, que generalmente validan con cercanos que son referentes influyentes (madre, padre, médicos, amigos casados recientemente…)

Se invita a los novios a conocer un camino que muchos ni sospechan, que muestra una forma de vida centrada en el otro y en cuidar los regalos que Dios les ha dado. Empiezan a ver la fertilidad como un regalo que hay que cuidar y administrar y se dan cuenta que todos los métodos anticonceptivos de alguna manera le “tapan la Voz a Dios” sin poder escucharlo. Por otra parte los puede llevar a una rutina e incluso a desminuir el numero de relaciones sexuales simplemente porque “como siempre se puede“.

 Los motivamos a vivir su sexualidad con una perspectiva trascendente descubriendo la voluntad de Dios en el número de hijos y en el estilo de vida, viendo la abstinencia como una oportunidad a crecer en generosidad en todas las otras áreas del matrimonio: si un hombre o mujer se posterga en lo sexual que es lo que le nace espontáneamente podrá educar su generosidad y el sacrificio en todas las demás áreas.

Otro aspecto que recalcamos es la enseñanza de la Iglesia por medio de la Encíclica Humane Vitae de  Ss Paulo VI documento que es leído y comentado con los novios el cual nos  da grandes luces como por ejemplo: (numero 21) “a los esposos a procurarse un perfecto dominio de si mismo. El dominio del instinto, mediante la razón  y la voluntad libre….”.

El concepto de  “que cualquier acto matrimonial debe quedar abierto a la transmisión de la vida” (numero 11).

Algunos novios lo ven como una gran oportunidad de “enmendar rumbos”. Un ejemplo de ellos fueron Roberto y Francisca que estando tomando anticonceptivos al inicio del curso (teniendo relaciones prematrimoniales) vieron en este estilo de vida una gran oportunidad de crecer en el amor generoso y les permitió  mirar al otro como un encargo de Dios y la fertilidad como un regalo maravilloso para ser administrada. Optaron por acercarse más a Dios y hacer su voluntad. Vieron lo provechosa que es la abstinencia (permanente en el pololeo y esporádica en el matrimonio). Roberto estaba muy tranquilo de que su novia dejara de “emboticarse”.

Fueron los dos a aprender Diagnostico de Fertilidad “Billings” y nos contaron una vez que ya lo tenían decidido, explicándonos que no conocían ni sabían lo que significaba vivir la sexualidad en forma ordenada y los beneficios que lleva en todo los ámbitos de la vida matrimonial y de noviazgo.

Fue un proceso que vivieron ellos y muchos otros novios lo que nos da una alegría inmensa y estamos seguros que de igual forma alegra a nuestro Dios que esta en los cielos…

 

Nos preparamos al matrimonio hace 20 años y fuimos invitados a conocer el Método de Diagnostico de Fertilidad Billings (MDFB).

El principal motivo para  aprender el método fue el anhelo de seguir la voluntad de Dios e invitarlo a participar de nuestro matrimonio “con todo”, no quisimos dejarlo fuera de nuestra pieza.

Así también, el haber aprendido y puesto práctica MDFB durante toda nuestra vida matrimonial nos ha sido de gran ayuda para dar  nuestro testimonio a los novios e invitarlos con “conocimiento de causa”.

Hemos preparado cerca de 160 novios, tanto  en Santiago como en Concepción acompañando varios novios a descubrir la grandeza de la fertilidad y  ser cocreadores en el plan de Dios.

Muchos novios al llegar al curso nos manifiestan entre otras razones; que ellos desean tener libertad de tener relaciones sexuales “espontáneas” y sin restricciones y no están dispuestos a abstenerse.

Buscan un camino fácil que lo identifican con anticonceptivos, que generalmente validan con cercanos que son referentes influyentes (madre, padre, médicos, amigos casados recientemente…)

Se invita a los novios a conocer un camino que muchos ni sospechan, que muestra una forma de vida centrada en el otro y en cuidar los regalos que Dios les ha dado. Empiezan a ver la fertilidad como un regalo que hay que cuidar y administrar y se dan cuenta que todos los métodos anticonceptivos de alguna manera le “tapan la Voz a Dios” sin poder escucharlo. Por otra parte los puede llevar a una rutina e incluso a desminuir el numero de relaciones sexuales simplemente porque “como siempre se puede“.

 Los motivamos a vivir su sexualidad con una perspectiva trascendente descubriendo la voluntad de Dios en el número de hijos y en el estilo de vida, viendo la abstinencia como una oportunidad a crecer en generosidad en todas las otras áreas del matrimonio: si un hombre o mujer se posterga en lo sexual que es lo que le nace espontáneamente podrá educar su generosidad y el sacrificio en todas las demás áreas.

Otro aspecto que recalcamos es la enseñanza de la Iglesia por medio de la Encíclica Humane Vitae de  Ss Paulo VI documento que es leído y comentado con los novios el cual nos  da grandes luces como por ejemplo: (numero 21) “a los esposos a procurarse un perfecto dominio de si mismo. El dominio del instinto, mediante la razón  y la voluntad libre….”.

El concepto de  “que cualquier acto matrimonial debe quedar abierto a la transmisión de la vida” (numero 11).

Algunos novios lo ven como una gran oportunidad de “enmendar rumbos”. Un ejemplo de ellos fueron Roberto y Francisca que estando tomando anticonceptivos al inicio del curso (teniendo relaciones prematrimoniales) vieron en este estilo de vida una gran oportunidad de crecer en el amor generoso y les permitió  mirar al otro como un encargo de Dios y la fertilidad como un regalo maravilloso para ser administrada. Optaron por acercarse más a Dios y hacer su voluntad. Vieron lo provechosa que es la abstinencia (permanente en el pololeo y esporádica en el matrimonio). Roberto estaba muy tranquilo de que su novia dejara de “emboticarse”.

Fueron los dos a aprender Diagnostico de Fertilidad “Billings” y nos contaron una vez que ya lo tenían decidido, explicándonos que no conocían ni sabían lo que significaba vivir la sexualidad en forma ordenada y los beneficios que lleva en todo los ámbitos de la vida matrimonial y de noviazgo.

Fue un proceso que vivieron ellos y muchos otros novios lo que nos da una alegría inmensa y estamos seguros que de igual forma alegra a nuestro Dios que esta en los cielos…

pedro y ceci fertilidad

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.