3.-Ideología de género México “usurpar el lugar de Dios y corregir su creación”.

AD DE MÉXICO, 15 Abr. 17 / 12:55 pm (ACI).- El Arzobispo Primado de México, Cardenal Norberto Rivera,

El Cardenal Rivera dijo a los sacerdotes y fieles que “nosotros, pastores del Pueblo de Dios, no podemos ser como dice Isaías: ‘perros mudos, que ven el peligro y no lo advierten’, que observan cómo el mal y su ideología satánica empieza a contaminar a las familias, y sobre todo a los niños y jóvenes, y no dicen nada, no previenen la catástrofe”.

“O algo peor, se empiezan a contaminar con estas ideas viéndolas como progreso, incluso como derechos humanos, y simpatizan con ellas. ¡Cuidado con la corrupción de nuestra conciencia y la de quienes nos han sido confiados! Atentos a la perversión, que no es otra cosa sino aquello que dice el profeta Isaías: ‘Ay de los que llaman mal al bien y bien al mal’”.

El Arzobispo Primado de México denunció también “el egoísmo de quienes viven en una insultante opulencia a costa de la miseria de millones de pobres que carecen hasta de lo más elemental”.

Otro tema crítico, dijo, es “el caballo apocalíptico de la violencia, que ocasiona en nuestro país estragos espantosos: muertes atroces que ya vemos como cotidianas y no nos conmueven, personas descuartizadas, fosas clandestinas, desaparecidos, secuestros, feminicidios”.

La ola de violencia, recordó, ha acabado con la vida de periodistas e incluso sacerdotes, “muchos de ellos ultimados por ser fieles a su ministerio, otros secuestrados y extorsionados”.

“Tal pareciera que ha desaparecido toda consideración y respeto por la dignidad humana, por el hombre y la mujer creados a la imagen de Dios, redimidos con la sangre de Cristo y por lo mismo intocables en su dignidad”.

“Muchos de estos males”, dijo, se originan en “el pecado de la corrupción, esa avaricia que en México es ya insoportable y desmedida”.

“Y ¿qué decir de la más cruel de las violencias: el asesinato de miles de niños en el seno de sus madres, el drama de estos inocentes que son desechados como una amenaza y cuya aniquilación ahora es vista, no como lo que es: un delito, sino como un derecho?”.

Sin embargo, subrayó el Cardenal Rivera, “Cristo es el es el Alfa y el Omega, el principio y el fin, y nosotros, sus sacerdotes, debemos tener plena confianza en su victoria final”.

“Queridos sacerdotes: fortalezcan a su pueblo con esta esperanza, no desfallezcan ni cedan al desánimo, no claudiquen ante el avance del mal y el triunfo de los malvados; anuncien y defiendan en todas partes la verdad del Evangelio”, alentó.

También te puede interesar:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *