2.-1.-1.-Ideología genero conferencia internacionales de Beijing +5 Cintolesi Ortiz

 Lorenzo y Carla Cintolesi

de Julio de 2000

 

 

Beijing +5

 

El título alude a la reunión hecha en Nueva York a los cinco años de la Conferencia de Beijing, para evaluación y posterior trabajo en el tema.

 

En ambas el tema fue la mujer y su situación en el mundo.  Con un temario que es bueno en líneas generales, ya que incluye temas como “la mujer y la guerra”, “la violencia”, “la participación política”, y otros del tipo, se introducen conceptos distorsionadores de la naturaleza femenina y del ser humano, por las ONG de género.

 

Para ubicarse hay que aclarar estos conceptos.

 

ONG:  sigla de Organización No Gubernamental.  Significa que sus autoridades y orientación no dependen de ningún gobierno.  No obstante, se acreditan ante los organismos internacionales, en especial la ONU, lo que les concede representatividad y personería.

 

Género:  Rompe lo que se llama la dicotomía de los sexos.  No hay sólo géneros masculino y femenino, ya que se abre el paso a todo tipo de homosexualismo, lesbianismo, transexualidad, etcétera.  El sexo es sólo un dato cromosómico, y lo importante es la construcción cultural que se hace sobre éstos, de donde proviene toda la diferencia de los sexos, y que ha llevado a una cultura patriarcal que anula a la mujer.  El concepto de género sustenta que el sexo es irrelevante y lo importante es el género por el que optamos.

 

Paulina Johnson y María Ester Goldsack hicieron una exposición de lo que vieron y lo que ocurrió en Nueva York recientemente.  En palabras de María Elena “fue una buena batalla en una larga guerra”, ya que no se logró imponer el aborto como derecho de género, y no se innovó sobre lo acordado en Beijing.

 

La presencia de las ONG de Género es de 30 a 1 con respecto a las de sexo y familia como lo concebimos de acuerdo a la naturaleza.

 

Un hecho notorio es que un grupo de parlamentarios de Estados Unidos y de la Unión Europea expresó su rechazo a formulaciones extremas en estas materias, lo que ayudó en gran medida a que no se innovara.

 

Paulina estuvo en una reunión paralela de feministas de género, que tuvo que abandonar cuando una de las oradoras contó cómo se había liberado al matar a su hijo recién nacido.  La reflexión que nos ofreció acerca de esto fue que tuvo que salirse y pensar y rezar.  Su impresión de las caras de las mujeres presentes es que nunca habían sido queridas.

 

Como dijo María Elena el problema es que estas conclusiones pueden ser vinculantes jurídicamente para los estados miembros.  Por otra parte hay un enorme esfuerzo de “lobbying” de la ONG de Género presentes en todos los países, y que el único Estado que se opone decididamente a la filosofía de género es el Vaticano.

 

La posición chilena es de oposición a la legalización del aborto como derecho reproductivo.  No obstante eso hay confusión, ya que la ministra Delpiano dice que la línea de gobierno es de paternidad responsable, lo que no corresponde ya que es un concepto propio del magisterio de la Iglesia y que tiene por lo tanto contenidos que si se llevan a políticas de gobierno se distorsionan o se pierden.  Los solos conceptos, sin el trasfondo de la Humanae Vitae, pueden llevar a cualquier conclusión.

 

En algún momento de la historia, hace unos 30 años, en los países desarrollados hicieron la siguiente reflexión: “somos el 6% de la población mundial y tenemos el 50% del ingreso.  Como nuestra natalidad está disminuyendo, nuestra única oportunidad de sustentar esta situación de privilegio es disminuir abruptamente la natalidad en el resto del mundo”.  De allí nacen y se financian todas las organizaciones antinatalistas.

 

Como conclusión final, la salida es por el lado del conocimiento y de la oración, además de un compromiso en la vida diaria por encarnar lo que nos enseña el Magisterio. El que tenga oportunidad que se exprese y hable, pero nadie se engañe pensando que todo esto es un asunto ajeno y que no nos va a tocar en nuestro ser más íntimo, de matrimonio y familia.

 

( Notas tomadas por Lorenzo y Carla Cintolesi durante la reunión sobre el tema en el Aula Magna del Centro de Extensión de la Universidad Católica de Chile, el Miércoles 28 de Junio de 2000)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *